lunes, 14 de agosto de 2017

Meloncillos (Herpestes ichneumon)

Continúo subiendo momentos interesantes de nuestra fauna. En este caso esta familia de meloncillos que se captaron con unas bonitas poses mediante fototrampeo. Aunque en esta imagen solamente se aprecie a uno de los cachorros, ya creciditos por cierto, falta su hermano que aunque no sale en el encuadre sí aparece en otras imágenes algo más retrasado.





viernes, 11 de agosto de 2017

Huellas y excrementos de corzo morisco

Volviendo al corzo andaluz, publico nuevamente unas preciosas huellas que se marcaron de forma impecable y un grupo de excrementos que nos dejó este pequeño duende.

Ya he hablado en más de una ocasión de los excrementos de corzo y su aspecto, pero como pequeño recordatorio decir que suelen ser de color negro, alargados y estrechos. Siempre me recordaron a la acebuchina, fruto del acebuche, la cual puede incluso a confundir a simple vista en aquellas zonas donde este está presente, ya que suelen tener el mismo tamaño y forma. Bajo estas líneas este cúmulo de excrementos que pude encontrar en el interior del alcornocal.


A continuación las impecables huellas donde se aprecia claramente las impresión de las pezuñas secundarias, o guardas como también se denominan. En este caso el corzo dio un salto dirigiéndose hacia fuera del carril. El salto es uno de los movimientos en los que, si el terreno acompaña, el pequeño ungulado suele dejar estas marcas, debido al impulso y la mayor presión que ejerce en ese momento sobre el suelo.


Y como pequeño recordatorio también, decir que el corzo es un ungulado (mamífero con casco o pezuña). En función de la forma de apoyar las manos y pies, se pueden diferenciar en mamíferos tres grupos; mamíferos plantígrados, aquellos que apoyan toda la planta (metápodos y falanges),digitígrados, aquellos que en la locomoción apoyan solo los dedos (falanges), y ungulígrados, aquellos que se apoyan sobre las últimas falanges, sería el caso del corzo. Esta forma de apoyar manos y pies es una adaptación de cada animal al medio y estilo de vida.


Gracias por vuestra visita.

lunes, 7 de agosto de 2017

Pequeña gineta

A veces caen cosas bonitas...


viernes, 21 de julio de 2017

Lo nunca captado...

No, no se trata de bichos esta vez..., pero no podía dejar de poner este dato nunca captado por estos lares, y es que los 51ºC no son para menos (vean parámetros). Esperemos que fuese algo puntual o que quizás la cámara se volvió loca, pero me temo que no...


jueves, 6 de julio de 2017

El celo del corzo andaluz

No puedo dejar pasar el mes de julio sin hablar nuevamente de nuestro pequeño corzo. Nos encontramos en pleno celo del corzo andaluz, llamado comúnmente como la "ladra del corzo". En la bibliografía suele aparecer que el celo del pequeño cérvido comienza a mediados de julio, pero este dato puede que sea referido a la población más norteña de la península, ya que en las poblaciones del sur parece sucede algo más temprana y a finales de junio ya se pueden ver disputando sus territorios o emparejados. Hago como recordatorio nuevamente, que la población de corzos que se distribuye en el sur de Andalucía, concretamente en las sierras de Cádiz y Málaga, es una población diferenciada, ya que posee rasgos y comportamientos diferentes al de los corzos del centro y norte. A esta variedad que se encuentra en el sur se le denomina corzo morisco o corzo andaluz, y debido al aislamiento por su situación geográfica y la climatología adquirió unas características diferentes, como su tamaño algo más pequeño, ausencia de babero y una conducta más territorial, lo que se traduce a densidades más bajas.

A finales de junio hemos tenido la suerte de tener un encuentro con estos duendecillos y poder hacer una pequeña grabación de los sonidos que emitían, algo diferentes a los que suelo escuchar. Se trataba de una pareja. Mientras el macho se alejaba, la hembra quedaba inmóvil entre el matorral con su mirada fija hacia donde nos encontrábamos. En el vídeo que muestro aunque los corzos no se ven, si se aprecian dos sonidos, principalmente el de la hembra. Este sonido de alarma que emite la hembra es algo diferente al típico ladrido, y creo que puede ser lo que los cazadores llaman "grito de miedo". Según dicen lo emiten las hembras en situaciones de amenaza y también parecer ser para incitar a los machos al combate. De todas formas tendré que investigar más sobre ello, ya que me pareció un simple sonido de alarma con el que la hembra daba el aviso. En la última secuencia podremos escuchar un ladrido normal del corzo macho (no confundir con los ladridos de un perro que se escucha en la lejanía en la segunda secuencia).

Por último comentar que el celo del corzo es algo diferente al de ciervo. Los corzos machos no forman harenes ni reúnen a un grupo de hembras, y normalmente se enfrentan a otro macho cuando este es un intruso en su territorio y en el que seguramente ya cubre a una hembra. También destacar la peculiar gestación una vez que la hembra de corzo es fecundada, ya que presenta "diapausa embrionaria". Este desarrollo embrionario sufre un proceso de paralización a los pocos días de su comienzo, para no volverá a continuar con el desarrollo hasta los cinco meses siguientes. La finalidad principal es que los nacimientos de los corcinos se den en las épocas más fructíferas y menos duras del año.

Dejo a continuación el vídeo que he comentado:





viernes, 16 de junio de 2017

Una jornada interesante

Hay jornadas de fototrampeo que merece la pena compartir, como esta en la que la fauna parece posar en algunos momentos y que, como amante de la fotografía que soy no me dejan indiferente. Os dejo estas cuatro preciosas especies de carnívoros, al final la familia de garduñas de la última publicación, y en la última fotografía con un componente más, seguramente la madre con las tres crías del año de unos tres meses de edad.


















jueves, 15 de junio de 2017

Jovenzuelas garduñas

Últimamente estoy viviendo momentos intensos con nuestra fauna, sustos, sorpresas..., buenos, no tan buenos..., pero intensos. Uno de ellos por ejemplo recoger una cámara y ver que la tarjeta se ha llenado con una familia de garduñas a pleno día, y algunas sorpresas más... Dejo uno de esos instantes en los que un grupo de jovenzuelos trastean por la zona con esa alegría de cualquier alma joven y risueña.


miércoles, 7 de junio de 2017

Inquilinos en casa...

Ya comenté que el fototrampeo te permite conocer el estado de nuestros montes y su fauna acompañante, pero puede tener otras utilidades. Por ejemplo ayudaron a desenmascarar quién era el personajillo que hacía alguna que otra "trastada" en una casa de campo, además de constatar por donde entraba y salía... Vean vean, solo hizo falta dejarle unas cuantas golosinas..., y cayó.


Inquilinos en casa from Esmeralda Ramos on Vimeo.

lunes, 5 de junio de 2017

Conejo de monte (Oryctolagus cuniculus)


El término de España deriva de Hispania, nombre con el que los romanos llamaban a la península ibérica, y que a su vez proviene del fenico i-spn-ya, que significa "Tierra de conejos". Esta curiosa denominación no se asignó de forma injustificada ya que el conejo de monte siempre ocupó este firme, y los fenicios, primera civilización no ibérica que penetró en la península fueron testigos directos de ello cuando llegaron a estas tierras ricas y fértiles. Por cierto, cuando los fenicios desembarcaron en la península atravesando las aguas del estrecho de Gibraltar fundaron "Gadir", actualmente Cádiz, primera ciudad de occidente y el enclave fenicio más importante de la antigüedad.

Tras este pequeño apunte y cambiando de tercio. La herramienta del fototrampeo permite obtener información instantánea sobre la fauna y analizar el estado actual de nuestros montes. Siempre digo que el fotrotrampeo no es testigo de todo, pero todo lo que capta evidentemente está presente. Esta herramienta me permite conocer a nivel personal el estado de estas sierras gaditanas. Todos sabemos la grave crisis que atravesó el conejo de monte, ese eslabón crucial en la supervivencia de tantas especies ibéricas, tras ser afectado por la mixomatosis (introducida) y la enfermedad hemorrágica. Por ello, cuando a través de las cámaras de fototrampeo y otros indicios detectamos buenas poblaciones de conejo siempre resulta gratificante y me llena de alegría. 

En la provincia de Cádiz el conejo sufrió y sigue sufriendo, aunque en menor medida y algunas zonas estas enfermedades. Muchas poblaciones y áreas se vieron afectadas, pero actualmente parece se ha recuperado en territorios donde casi desapareció. Puede que hayan vencido en parte a estas enfermedades, con el añadido de que se les han respetado y dejado crecer.

Las áreas de campiña donde existen extensas áreas de cultivos en intensivo están sobrepobladas de conejos y parece que estas afecciones nunca causaron grandes estragos. Aunque se perdiesen muchos efectivos la alta densidad y la abundancia de alimento favoreció a que las poblaciones siguieran proliferando sin hacerlas diezmar. Pero en las zonas de la sierra los efectos fueron más devastadores y muchas áreas donde existían buenas poblaciones se vieron muy afectadas. Es en estas zonas donde es interesante centrarse. 

Existen dos grandes espacios naturales en la provincia y que se encuentran perfectamente conectados, la sierra de Grazalema y Alcornocales. La composición geológica de la serranía de Grazalema es de origen calizo y las sierras de Alcornocales son de composición silíceo. Ambas albergan una variedad de hábitats increíble, a diferencia de lo que se pueda imaginar, Grazalema no son todo rocas y Alcornocales no son solo bosques de niebla. En estas grandes extensiones existe una diversidad paisajística de lo más variopinta, en la que se alternan bosques, roquedos, matorral, pastizales, montes alomados con cultivos agrícolas..., albergando zonas de  mosaico de gran riqueza. Estas áreas son ideales para alberga conejos y son algunas de estas las que parece que se están recuperando, buena cuenta de ello nos lo dan las cámaras de fototrampeo, aparte de sus indicios como letrinas y madrigueras, toda un alegría. Quizás esta recuperación favorezca al alza al lince ibérico que nunca ha dejado de estar presente en la provincia con sus más y sus menos. También el águila imperial que ya se está estableciendo en algunos territorios se verá beneficiada. Y otras especies que dependen del conejo como el gato montés y otros carnívoros también lo agradecerán. Esperemos que continúe esta lenta recuperación y no tengamos otro percance como aquella mixomatosis, que ya puso en grave riesgo de desaparición a algunas especies ibéricas.

Esta "Gadir fenicia" ya está muy transformada, pero sigue siendo un tierra rica y con una biodiversidad envidiable, habrá que volcar y aunar los esfuerzos para que esto siga siendo así.













martes, 9 de mayo de 2017

Territorio zorro

Los excrementos de los carnívoros nos pueden llegar a contar muchas cosas, aunque esa información no llega ni al 1% de la información que ellos comunican o pueden interpretar. Estos rastros forman un lenguaje particular de cada especie que interacciona con el resto de las especies que habitan o están de paso. Identidad del individuo y estado, territorialidad, límites y áreas, niveles hormonales y más procesos químicos del individuo que los deposita..., es una pequeña parte de la información que podemos sonsacar de este tipo de rastros y por supuesto si incorporamos el análisis químico. Pero existe infinidad de información que se nos escapa y que no podremos detectar ni aún con el mejor de los análisis, información que solo ellos son capaces de reconocer y descifrar.

Este precioso excremento de zorro depositado sobre una piedra nos indicaba que seguramente se trataba de un zorro macho, y que posiblemente marcaba los límites o parte de su territorio. Y por su gran tamaño podemos deducir que se trataba de un individuo de grandes dimensiones. Estaba compuesto por pelo de conejo, una alegría por cierto ver tantas letrinas en estos territorios de la serranía de Grazalema, donde no deja de haber avistamientos del gato rabón.

Poco más podríamos deducir a simple vista de la interesante información que indican este tipo de señales, todo un mundo desconocido y a cual más intrigante.


viernes, 28 de abril de 2017

Rastros e indicios de Turón (Mustela putorius)

Hoy vamos a tratar una de las especies dentro de los carnívoros ibéricos quizás más desconocidas. Si en los félidos, el gato montés o el lince resultan verdaderos fantasmas, en el grupo de los mustélidos el fantasma se trataría del turón (Mustela putorius). Son muchos los aspectos que se desconocen de este mustélido, entre ellos su distribución, ya que es una especie difícil de detectar y en muchos casos puede pasar totalmente desapercibida. Sus indicios son difíciles de encontrar y la observación directa es casi imposible. Tal es así que en muchas zonas de la península se desconoce su estado y ni si quiera se tiene constancia de su presencia, por lo tanto al haber tanto desconocimiento de una especie difícilmente se podrá gestionar y tomar medidas para su protección si es que así lo requiere.

En la revista Quercus de este mes de mayo tratan en uno de sus artículos el grave estado en el que se encuentra el turón en Cataluña, donde al perece ser ha casi desaparecido. Lo mismo podría estar sucediendo en muchas zonas de la península de forma silenciosa y sin que nadie se percatase de esta situación. Por lo tanto es una especie a la que hay de que dedicar más esfuerzos, necesitamos saber más de ella, de sus hábitats y de su comportamiento, para de esta forma poder afrontar las amenazas que lo podrían estar diezmando en algunos puntos de la península.

Se dice que en el sur peninsular el turón es más escaso. Esto por supuesto habría que analizarlo bien y puede que no sea tal así en todo el sur peninsular, y haya zonas con mayor presencia que en otras, incluso dentro de una misma provincia la distribución podría ser algo irregular, habiendo áreas donde existen poblaciones bien conservadas y estando en otras zonas de la misma ausente. También a veces al turón lo asociamos a hábitats bien conservados y aislados, pero puede estar presente en enclaves bastante humanizados y muy cercanos a estas poblaciones, solo requiere su medio y su alimento.

Voy a publicar aquí algunos de sus rastros, todos estos indicios fueron encontrados en el parque natural los Alcornocales (Cádiz), donde la especie aunque con bastante dificultad de detección, está presente y podría decir que aparentemente bien conservada.

La identificación de la huella del turón es bastante peliaguda y puede ser confundida con varias especies. Puede ser confundida con otros mustélidos como la garduña, o el visón donde los haya, puede ser confundida también con una huella de erizo, incluso puede ser confundida con las huellas de un lagomorfo. Se trata de una huella que si no se marca con todas sus características puede dar muchos quebraderos de cabeza. Abajo muestro algunos rastros encontrados en su mayoría en márgenes de ríos o pantanos, hábitat idóneo, ya que es una especie asociada a las zonas húmedas aunque sin ser estas imperativamente su medio de vida, ya que a veces un simple arroyo puede abastecer su supervivencia.




A continuación muestro uno de sus excrementos, este puede ser muy parecido al de garduña, aunque algo más pequeño y retorcido y puede terminar en un pincel en función de lo ingerido. Puede componer pelo de alguna de sus presas como roedores o conejos, y el olor podría hacerlo diferenciar de este otro mustélido. No es un indicio fácil de encontrar ya que no marca su territorio con tanto afán como otros mustélido.


Bien, por ahora nos detendremos en estos indicios, próximamente publicaré otra entrada donde mostraré su cráneo y algunas de sus características. Espero que estos datos hayan resultado interesantes y que contribuyan al conocimiento de esta especie y su estado, y de esta forma evitar o afrontar sus amenazas.

Como siempre, gracias por vuestra visita.

martes, 14 de marzo de 2017

En primera línea de playa. Rastros e indicios.

No, no voy hablar de apartamentos en primera línea de playa, fruto de la especulación urbanística que tanto daño ha hecho al litoral español entre la década de los sesenta hasta la actualidad. Voy hablar de otros individuos que viven en la zona marítimo terrestre de nuestras costas y que precisamente ni especulan ni destrozan el entorno, todo lo contrario, forman parte de un ecosistema en el que coexisten estos y el medio dando lugar a un hábitat de gran riqueza.

Nos centramos en un territorio que consiste en pinares costeros limítrofes con áreas de playa y la zona intermareal. Cuando hablamos de playa es común que la asociemos a especies marinas, como peces, algas y miles de invertebrados marinos que viven en la zona que temporalmente queda inundada por las mareas. Pero cuando nos situamos en litorales que aún no han sido víctimas de la especulación urbanística, y esperemos que no llegue nunca, y que además van acompañados de pinares bien conservados, aparte de las especies marinas encontramos también otras especies asociadas a medios terrestres y que le dan aún más riqueza si cabe.

Ello nos lo demuestran los numerosos indicios de fauna carnívora que encontramos al caminar por estos interesantes enclaves. En un sosegado paseo parándonos y observando, dimos con una serie de rastros curiosos de esta fauna y que resultan interesantes de interpretar, los comento a continuación. 

Ya adentrados en la zona de pinar encontramos esta escarbadura donde un detalle nos desveló directamente a su autor, justo delante de ella se había quedado impresa la huella de un zorro. Por el tamaño de la escarbadura posiblemente el zorro quiso desenterrar algún invertebrado que seguramente llegaría a formar parte de su dieta.

Escarbadura de zorro (Vulpes vulpes) donde ha dejado impresa una huella.

A través de los excrementos podemos averiguar la alimentación que tiene una especie concreta en un momento determinado. Este excremento también de zorro estaba compuesto exclusivamente por frutos de enebro, los enebros estaban cargados de ellos, de hecho este excremento estaba justo debajo de uno. Se ve que en esta fechas en esta zona de la costa los enebros deben cobrar gran importancia en la dieta del zorro, aunque por los restos parece no lo aprovechan demasiado en el proceso digestivo.

Excremento de zorro con restos de frutos de enebro.

Otra escarbadura de zorro nos revelaba otra versión. En este caso una galería había sido desmantelada con tenacidad, lo cual daba a entender que esta vez el raposo debió estar buscando algún micromamífero que vivía en su interior y que seguramente habría detectado gracias a su afinado olfato.

                           
Escarbadura de zorro donde se observa la galería de un micromamífero.

Otra grata sorpresa fue saber que el tejón también campeaba por esta mismísima línea de playa. Encontramos un precioso rastro que seguimos y que nos llevó a sus posibles escarbaduras, algo diferente a las de zorro y conejo ya que es algo más vertical.


Huellas de tejón (Meles meles).

 Posible escarbadura de tejón.

No faltaban los indicios de conejos que también abunda en estos densos pinares. Letrinas, escarbaduras y huellas nos lo mostraban durante el camino.


Letrina y huellas de conejo (Oryctolagus cuniculus).

Ya dentro del área de playa, numerosas huellas de zorro nos dan a entender que son asiduos de esta zona y parece que forma parte de sus campeos rutinarios.





Otro indico de su presencia en la zona de playa, fue este enorme excremento que seguramente actuaba como baliza territorial y que estaba compuesto en gran parte por élitros de coleópteros, una presa fácil y abundante en los sustratos arenosos del pinar.

Excremento de zorro compuesto mayoritariamente de élitros de coleópteros.

Pero sin lugar a dudas la gran alegría fue encontrar lo que buscábamos. También la nutria vive en primera línea de playa. Pero mejor dejemos este emocionante capítulo para otro momento...

Huellas de nutria (Lutra lutra).


 Como siempre, gracias por vuestra visita.