miércoles, 23 de octubre de 2019

Urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus)

Poder observar los indicios de urogallo cantábrico en el medio natural, podría considerarse actualmente como aquella reliquia que observas y admiras en el museo más reconocido. Sí, se nos están yendo..., desaparecen y en pocos años ya no estarán. 

Se me ponen los pelos de punta saber, que la ineptitud de las administraciones en vez de favorecer su existencia contribuye a esa desaparición. Sí, así es, el sentido más común de los sentidos parece que no se está aplicando y solo se realizan acciones para justificar los proyectos que se concedieron, por cierto, para nada...

Medidas tan absurdas como desbrozar las zonas potenciales, donde precisamente se refugian los animales. Permitir batidas de caza en cantaderos, con el consecuente estrés a una especie tan delicada. Y peor aún, capturar carnívoros, exterminando a zorros y los demás..., quién sabe como acabarán. Esta última medida perdonen que opine, pero no servirá absolutamente para nada, ya que ese espacio vacío volverá rápidamente a ser colonizada por nuevos zorros, garduñas... No está de mal saber, que si un adulto territorial de estos es exterminado, en la inmediatez entrarán ocho jóvenes más...

Mientras esto sucede, poco a poco se va mermando la escasa población de esa joya, que ya se encuentra al filo del abismo.

En las imágenes, excrementos de urogallo cantábrico, típicos por su forma y composición. (Gracias Víctor por acercarnos a la problemática)


Excrementos de urogallo

sábado, 19 de octubre de 2019

Armiño (Mustela erminea)...?

Hoy hablo de otra circunstancia que me suele pasar en la naturaleza..., y es que cuando encuentras algo alucinante, nunca llevas a cuesta el equipo adecuado... 😖 Esta vez estas huellas tan preciosas y tan difííííciles de encontrar... 

A esto que das un paseo sosegado y decides no cargar con nada (salvo la cámara que forma ya parte de mi cuerpo, por si acaso), y aparecen unas joyas... Sin poder medir con calibre y esto sí que lo requería..., usé el famoso euro que tan poco me gusta para medir rastros, pero a falta pan...

Teniendo en cuenta que un euro mide 23 mm, y la longitud de las huellas (sin talón) prácticamente alcanzan los 2 cm con una o dos décimas..., me da que sí, no queda más remedio que descartar a la pequeña comadreja y decantarse por el armiño... Eso sí, me inclino más por hembra.






miércoles, 16 de octubre de 2019

Lobo ibérico, un sueño muy real.


Hay veces que tenemos presentimientos, y esos presentimientos se llegan a cumplir. Está claro que el poder de la mente lo desconocemos y seguramente no tendremos ni idea de nuestras capacidades... Curiosamente en la naturaleza me pasa mucho, tengo esa sensación difícil de definir, de que, va a suceder... Incluso me ha pasado segundos antes de darse la situación en cuestión, y sucede.

Resulta que esta vez la volví a sentir... Primero tuve un sueño, tres lobos caminaban juntos, se saludaban, y jugueteaban entre ellos. Posteriormente durante los días de nuestra estancia la sensación me acompañaba. Fue una decisión en minutos las que nos hizo acercarnos a ese lugar, una decisión, pero impulsada por un Sí.

Tras unos minutos de espera, en aquel claro aparecieron. Dos lobos olisqueaban, se saludaban, se revolcaban y jugueteaban entre ellos... Disfrutar de ello durante 20 minutos es algo sublime. Pero fue al final cuando se dejaron ver los otros dos que rondaban la zona, los cuatro lobos en plena paz y tranquilidad disfrutaban de las últimas luces antes de caer la noche...

A continuación muestro diferentes excrementos de lobo con diferente composición. Una de las zonas donde los encontramos verdaderamente marcada..., una gozada. Al final de los indicios, uno de los lobos observados, aunque faltalmente realizada con el cutrescoping improvisado... Qué le vamos hacer, lo mejor se queda en nuestras retinas de por vida. :)

 






martes, 15 de octubre de 2019

Oso pardo en territorio leonés

Es un obsequio de la naturaleza el poder observar los indicios de uno de nuestros grandes carnívoros en el medio natural. Esta vez, algunas señales de presencia del oso pardo nos deleitaron en uno de esos espectaculares parajes leoneses que aún se conservan en buen estado. Emociona saber que todavía quedan bosques donde se puedan refugiar los úrsidos después del exterminio al que fueron sometidos y la brutal destrucción y fragmentación de los hábitats donde se encontraban... No suelo ser muy optimista en estos aspectos, y aunque aún se conserven grandes territorios donde los plantígrados puedan vivir con relativa tranquilidad y las poblaciones vayan en alza, el impacto y sobre todo la mente enquistada de ese homínido que se cree superior no deja existir..., y quién sabe. 

Pero centrándonos un poco en el presente sin obviar el futuro..., paso a mostrar algunos de los indicios que presenciamos. Aunque dejaré para otra entrada específica el más espectacular... 😊

En las siguientes imágenes apreciamos unos arañazos producidos por las zarpas del oso, que más que arañazos es un monumental descortezado del tronco. Impresiona ver esto y sobre todo si alcanza los 190 cm de altura, como fue el caso. Gracias a Jorge Falagán por indicarnos por donde se encontraban.

En la tercera imagen muestro como curiosidad una trampa de pelos que ha sido colocada por la guardería forestal. Estas trampas son utilizadas para conseguir material genético (en este caso pelos del animal) para el posterior estudio y seguimiento de las poblaciones. 

A continuación podemos ver como una baliza de sendero próxima también se encontraba marcada, destrozada probablemente a mordiscos... Curiosamente el desgarro de esta misma baliza sirvió para enganchar algún que otro pelo, que casi con seguridad se trataría del individuo que lo realizó.


Arañazos producidos por el oso en el tronco de un pino. 

Trampa de pelos utilizada para la obtención de material genético.

Baliza de sendero marcada por el oso.

Pelos muy problablemente del individuo que realizó el marcaje

En la siguiente imagen podemos ver matas de arandaneras, siendo su fruto, los arándanos, un rico manjar para los osos y básicos en su dieta.


Arandaneras (sin arándanos ya)

Para finalizar este capítulo muestro unos excrementos de oso pardo encontrados en el interior de un espectacular bosque de hayas y robles, muy propio, puede que su composición fuesen bellotas de la quercínea.

Excrementos de oso pardo

viernes, 11 de octubre de 2019

Gato montés (Felis silvetris)

Pues recién llegados de unas vacaciones por el norte peninsular, en busca de aquellas especies y sus indicios, y cuya distribución no se encuentra aquí por el sur..., volvemos "cargaditos de juguetes", como los reyes magos. Iré subiendo algunos de ellos.

Por lo pronto y como buen recibimiento en tierras leonesas, este lindo gatito nos dio la bienvenida...

He de decir, que el lince es el carnívoro ibérico más precioso, pero el gato montés el que tiene la mirada mássss salvaje! Me encanta...!

Y como no!, allí no es difícil divisarlo en los prados, tras los topillos y ratas toperas...






martes, 17 de septiembre de 2019

Qué dicen los corzos

Las inconfundible pezuñas del corzo se abren cuando el terreno es demasiado blando, así aumentan la superficie de la pisada y buscan estabilidad. Es en este tipo de terreno en el que podremos visualizar las guardas del pequeño cérvido a la perfección. Acompañaban a un adulto, otras mismas de menor tamaño, un corcito del año debía acompañar a su madre cuando bajaron a beber al embalse.



martes, 27 de agosto de 2019

Un corzo un tanto especial

Continuamos con el fototrampeo en una nueva área seleccionada, la cual parece estar dando resultados muy bonitos e interesantes. Aquí tenemos la posibilidad de que entre de todo, pues la realidad es que hay de todo, desde zona de campeo del lince o el gato montés..., a cualquier ungulado. Pero la fauna es la fauna y no siempre se comporta como queremos... Por ahora están seleccionadas dos orillas para controlar quienes bajan a beber, aunque esto puede que restrinja a algunas especies. Lo dejaremos a la suerte.

Una de las sorpresas ha sido la bajada de varios corzos, entre ellos este animal tan precioso pero que presenta lo que parece alguna anomalía en la boca. Como se puede observar en las imágenes algo le debe pasar en la mandíbula y la lengua, que parece hinchada y permanece constantemente colgando. No consigo deducir si es un problema de inflamación causada por alguna enfermedad o lesión,  o alguna malformación. Por lo demás el animal parece sano, exceptuando un pequeño rasguño en un costado pero que probablemente pueda ser la causa del roce con alguna alambrada. El corzo es asiduo a beber en esta orilla, se deduce que debe estar dentro de su territorio. Baja a menudo e invierte bastante tiempo en beber, posiblemente por la dificultad que le proporciona el problema que tiene en la boca.

Seguiremos su estado y evolución si todo sale bien. Por lo pronto, si alguien quiere aportar  algún tipo de información sobre la posible afección del animal en la boca será bienvenida..., gracias.



Se observa la hinchazón en la lengua del animal

Pequeña herida en el costado derecho



A pesar de la anomalía en la boca el animal puede beber