viernes, 15 de mayo de 2020

Los señores del Bosque. CapÍtulo II. El estío.

Subo por fín el segundo capítulo de ese seguimiento de fototrampeo que realizamos el verano del 2019 inmersos en las sierras de Cádiz. 

Recordar, que los primeros días del confinamiento por el COVID-19, subí la primera parte. En ella  contemplábamos como evolucionó una carroña que se encontraba en la orilla de un arroyo. Esta fue visitada por varios individuos hasta que finalmente desapareció, si no lo vistes aún, puedes hacerlo en este enlace. Comentar que esta serie fue dedicada a Félix Rodríguez de la Fuente en el 40 aniversario de su muerte, es por ello que se titulan "Los señores del Bosque".

Ahora, casi al final del confinamiento subo la segunda parte. En ella podremos observar los visitantes que bajan a esta orilla durante la etapa estival. Hay nuevas incorporaciones, y estampas realmente preciosas. En todas las secuencias existe algún personaje, así que recomiendo estar muy atento porque algunos pueden pasar desapercibidos. Espero que disfrutes como espectador, y vivas una de las muchas historias que suceden en la naturaleza cuando no estamos.

lunes, 11 de mayo de 2020

Un nido algo curioso. Chochín común (Troglodytes troglodytes)

Hace ya unos años, mientras observábamos una letrina de gineta que estaba instalada en un roquedo de areniscas propio de estas sierras gaditanas, dimos con algo muy curioso.

Un nido se encontraba alojado en uno de los alveolos que se forman en este tipo de roca. Los alveolos son unas perforaciones de distinto tamaño que se producen principalmente por la erosión del viento. Podemos encontrar aglomeraciones de estas cavidades en lugares donde reciben su influencia, de tal forma que se asemejan a una colmena, es por ello que también se les llaman colmenillas.

La forma y dimensiones de este alveolo en particular resultó ser el adecuado para que un pajarillo muy simpático, el chochín común (Troglodytes troglodytes), decidiese instalar allí su nido. Estas pequeñas aves, que siempre van con la colita levantada, suelen hacer unos nidos muy laboriosos con forma de bola a base de musgos, hierbas y hojas, y que suelen camuflar muy bien. En este caso era perceptible a nuestros ojos, pero inimaginable pensar que estaba allí...


Nido de chochín común instalado en uno de los alveolos de l roca arenisca

Aglomeración de alveolos y que reciben el nombre de colmenillas

miércoles, 6 de mayo de 2020

Hoyos producidos por Mirlo común (Turdus merula)

Tenía el gusanillo de corroborar este indicio de alimentación, aunque ya me hacía la idea... Leí en alguna ocasión que estos hoyitos que aparecían en gran número entre las acículas esparcidas de los pinares eran producidos por los erizos, lo cual no me terminaba de convencer y quizás lo asociaba más a hoyos producidos por mirlos buscando insectos ocultos bajo la pinocha. En una parcela donde solamente podían actuar erizos o mirlos, coloqué la cámara de fototrampeo para así salir de dudas... Y efectivamente estos hoyos son producidos por los mirlos. 

Debemos tener cuidado también, pues a veces los conejos hacen unas escarbaduras superficiales muy parecidas y en un terreno como este cubierto de acículas se pueden confundir, pero si observamos con detalle nos daremos cuenta pronto cuáles son los producidos por los conejos, ya que son evidentes.


Hoyos producidos por mirlos buscando 
alimento bajo la pinocha de un pinar

 Vídeo trampeo de mirlos donde se puede observar en las 
dos primeras secuencias como remueven las acículas con el pico y patas.

Egagrópilas de gaviota patiamarilla (II parte)

Continúo con una segunda parte la entrada anterior, en la que pudimos ver como las gaviotas patiamarillas (Larus michahellis) regurgitaban huesos de acebuchina y aceitunas, señal de que la incorporan a su dieta en esta época del año, y pudiendo ser probablemente un importante aporte graso.

Tuve de nuevo la ocasión de toparme con estas regurgitaciones, junto a ellas también se encontraba una gran cantidad de egagrópilas de diferente composición. Pertenecían a un grupo de gaviotas que se habían estado bañando en una charca temporal de agua de lluvia, en una zona dunar de playa, seguramente lavando su plumaje del salitre. 

Cuando se fueron dejaron toda la orilla llena de estas egagrópilas. Las había con restos de cangrejo, con restos de escamas, espinas y cartílagos de peces, algunas con plásticos ingeridos... 

Observando su composición, somos testigos una vez más de la amplia alimentación de esta especie, que no duda en aprovechar cualquier recurso. A continuación muestro una serie de fotos con las diferentes egas de diferente composición.


Egagrópila con restos de cangrejo



Egagrópilas con restos de peces

Egagrópila con diferente composición, seguramente especies marinas

Egarópila con restos de un objeto plástico

Huesos de acebuchina regurgitados por gaviota en primera línea de playa

lunes, 13 de abril de 2020

Regurgitaciones o vómitos de gaviota patiamarilla (I parte)

Hoy muestro algo curioso que pude observar no hace mucho, o al menos así me resultó. 

Alrededor de una charca temporal formada por agua de lluvia y que se encontraba entre las dunas de una playa, encontré una serie de regurgitaciones producidas por gaviotas patiamarillas (Larus michahellis). Estas estaban compuesta en su mayoría por huesos de acebuchina y restos de escarabajo, algunas tenían mayor proporción de acebuchinas, y otras mayor proporción de élitros de escarabajo. También incluso puede observar un trozo de cristal que una de ellas había ingerido (veáse foto 4).

Ya conocemos la amplia y variada alimentación de las gaviotas, por no hablar en vertederos, pero me resultó realmente interesante conocer que también utilizaban la acebuchina como recurso por estos lares, y como los escarabajos pueden ser un aporte importante en su alimentación, quizás en algún momento del año. Estas regurgitaciones no las considero egagrópilas aun siendo el grupo de las gaviotas aves que si las expulsan, ya que no eran compactas, más bien un vómito cuya consistencia seguramente era debida al aporte de agua que beben.

Las regurgitaciones se encontraban rodeadas de sus huellas. Como podréis observar en las fotografía que adjunto más abajo se trata de una de las huellas más grandes de nuestras gaviotas. Son palmeadas y miden aproximadamente unos 7 cm, destacan la robustez de sus dedos y uñas que sobresalen de sus membranas. No suelen marcar el pulgar (dedo 1), pero sí marcan el metatarso. En las playas podremos encontrar largos rastros que describen en su deambular, las huellas se disponen alineadas una detrás de otra pero algo inclinadas hacia el interior en su eje central.

También adjunto las huellas de gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) para comparar tamaño, siendo mucho menores que las de patiamarillas, como se puede observar en la fotografía 7.

Foto 1.

  
Foto 2.

Foto 3.

Foto 4.
Fotos 1, 2, 3 y 4: Regurgitaciones de gaviota patiamarilla

Foto 5.

Foto 6.
Fotos 5 y 6: Huellas de gaviota patiamarilla

Foto 7.
Foto 7: Huellas de gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) 

domingo, 5 de abril de 2020

Excrementos lirón careto (Eliomys quercinus lusitanicus)

Creo que uno de los roedores que más me enamoran y fascinan son los preciosos lirones caretos, pequeños duendes con antifaz y grandes orejas... Por el suroeste peninsular se distribuye la subespecie Eliomys q. lusitanicus, que se diferencia de las otras subespecies ibéricas por alcanzar tamaños más grandes y tener la zona ventral y central de su cola de color oscuro.

Hoy nos centramos en sus excrementos. Estos pueden ser confundidos con los de rata campestre o negra (Rattus rattus), la diferencia radica en que los del lirón suelen ser más alargados, delgados e irregulares. Es propio, como todos los roedores acumular las cagaditas en letrinas o cagarruteros (ver fotos), aunque también pueden aparecer dispersos. Como dato comentar que he llegado a encontrar un grandísimo cúmulo de excrementos en la entrada de una de sus madrigueras. 

Quizás, uno de los lugares menos dificultosos en los que podríamos hallar sus heces, serían construcciones abandonas, o sin serlas también, cabañas, refugios, estructuras de madera..., que se encuentren inmersos en los hábitats que ocupa, ya que, a igual que otros roedores también es propio encuentren refugio en ellos. Estos particularmente fueron encontrados en un observatorio de aves, siempre me gusta inspeccionar todos sus rincones y como la fauna los ocupan, me parece emocionante...

Aprovecho esta entrada para hacer eco del problema de los rodenticidas y este tipo de fauna protegida. Abajo muestro un lirón envenenado en un lugar donde se colocan cajas con este tipo de veneno como cebo para ratas. Como se puede apreciar no solo acuden las ratas, sino otro tipo de especies de roedores, que ingieren el veneno y mueren poco a poco y lentamente por hemorragias internas. Este pobre lirón tan precioso que me encontré murió esa misma noche a pesar de los esfuerzos de la veterinaria que lo atendió. Así que mucho cuidado con ellos y las empresas contratadas para plagas que los colocan. No sé hasta que punto puede afectar a una segunda ingesta por otra especie, como sería una rapaz nocturna como un cárabo o cualquier carnívoro, pero por lo que me informan se acumulan afectándoles a largo plazo, causándole la muerte a esta segunda parte de la cadena también. Efectos muy nocivos sobre la fauna, así que tengámoslo en cuenta...


Excrementos de lirón careto en un observatorio de aves

Lirón careto intoxicado por ingesta de rodenticida

miércoles, 25 de marzo de 2020

Arte en la naturaleza. Insectos perforadores.

En la naturaleza no paramos de encontrar arte, aunque..., todo depende de los ojos con que se mire... En este caso aunque resulte ser una faena para el árbol, no deja de parecer una estampa algo artística...

Hay muchas especies de insectos que taladran los troncos y ramas de los árboles, destacan, dentro de grupo de los coleópteros (escarabajos), los de la familia de Escolytidae y los de la familia Cerambycidae. Algunas resultan ser plaga y pueden incluso acabar con la vida del árbol.  Estos escarabajos taladran sus troncos para poner sus huevos, posteriormente las larvas cuando nacen, producen multitud de galerías debajo de la corteza para alimentarse. En algunos casos realizan espectaculares diseños que a nuestros ojos nos pueden parecer incluso bonitos...

Intentar identificar el insecto que produjo las galerías no esta tarea fácil, lo principal será tener en cuenta la especie del árbol afectado y las posibles plagas que le pueden afectar. Una vez con el listado de especies de insectos perforadores que le atacan, el siguiente paso es ir descartando. Para algunos se recurre al diseño y dibujo de las galerías que realizan sus larvas bajo la corteza, ya que algunos producen diseños muy característicos, como los escolítidos (Barrenillos). 

Abajo muestro el tronco de un eucalipto adulto que fue atacado, o usado por uno de estos escarabajos perforadores. Tras identificar sus plagas, por el tipo de galerías y grosor, todo apunta a que estas fueron producidas por un coleóptero de la familia de los cerámbidos (Phoracantha semipunctata o menos posible Phoracantha recurva).

Sí ya sé, es una putada para el árbol, ¿pero a que quedan bonitos...?